La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor generalizado en todo el cuerpo, fatiga y problemas de sueño. El dolor crónico que causa la fibromialgia no tiene un tratamiento curativo. Sin embargo, existe una amplía evidencia científica que demuestra la importancia de la micronutrición en los pacientes. A continuación, te explicamos por qué la alimentación puede ser tu mayor aliado para tratar la fibromialgia.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un trastorno crónico del dolor que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado, fatiga, trastornos del sueño, rigidez muscular, problemas en el estado de ánimo.

La causa exacta de la fibromialgia aún no está clara, pero se cree que es el resultado de una combinación de factores físicos y emocionales. La fibromialgia puede ser desencadenada o agravada por factores emocionales como el estrés, la ansiedad y la depresión. También se ha observado que algunos pacientes desarrollan fibromialgia después de un trauma físico o emocional, como una lesión o un accidente automovilístico.

Los estudios sugieren que los pacientes con fibromialgia tienen una mayor sensibilidad al dolor debido a una alteración en la forma en que el cerebro y el sistema nervioso central procesan el dolor.

Síntomas de la fibromialgia

Se cree que afecta a entre el 2% y el 8% de la población mundial, siendo más común en mujeres que en hombres. Es importante tener en cuenta que la fibromialgia puede manifestarse de diferentes maneras en cada persona y los síntomas pueden variar en intensidad. A continuación, presentamos los más comunes:

  • Dolor muscular generalizado, especialmente en las extremidades, que puede empeorar con el frío, el estrés y la actividad física. El dolor puede mejorar con la aplicación de calor localizado, el reposo, masajes y ejercicios de estiramiento.
  • Rigidez en el aparato locomotor, especialmente por las mañanas o después de períodos prolongados de inactividad.
  • Sensación de inflamación en las articulaciones y entumecimiento u hormigueo en las extremidades.
  • Fatiga y cansancio, agravado por alteraciones del sueño como el insomnio o el sueño no reparador.
  • Problemas emocionales como ansiedad, depresión y estrés, que son comunes en los pacientes con fibromialgia y pueden llegar a afectar hasta un 70% de los casos.
  • Disminución de la fuerza y dificultad para realizar actividades cotidianas como subir escaleras o levantar objetos pesados.
  • Sobrepeso u obesidad, que puede ser consecuencia de la falta de ejercicio físico debido al dolor y la fatiga crónicos.
  • Trastornos gastrointestinales como pirosis (acidez de estómago), disfagia (dificultad para tragar los alimentos), aerofagia (gases), distensión abdominal, diarrea, estreñimiento y síndrome del intestino irritable.

Alimentación para la fibromialgia

Una de las medidas que más contribuyen a mejorar la calidad de vida de los pacientes y a tratar los síntomas de la fibromialgia es seguir una alimentación saludable. Esto es debido a que las necesidades nutricionales de una persona con fibromialgia son diferentes a las de una persona sana. Además, llevar una dieta y estilo de vida saludables evitará sufrir un aumento de peso, lo que podría aumentará el dolor crónico.

Por lo general, los requerimientos de determinados nutrientes de las personas con fibromialgia se encuentran aumentados, ya que presentan pérdidas crónicas de algunos micronutrientes. Los estudios nutricionales en pacientes con fibromialgia o fatiga crónica muestran lo siguiente:

  • Los pacientes tienen carencias de minerales como calcio y magnesio.
  • Presentan un déficit de oligoelementos como el zinc o el azufre.
  • Tienen bajos niveles de triptófano, precursor de la serotonina.
  • Presentan carencias de vitaminas tanto hidrosolubles como liposolubles.

Tu mayor aliado para tratar la fibromialgia: la micronutrición

La micronutrición es una herramienta que puede ser útil en el tratamiento de la fibromialgia, ya que esta enfermedad se asocia con deficiencias nutricionales. Además, muchos de los síntomas de la fibromialgia pueden aliviarse y prevenirse desde la micronutrición.

Las carencias crónicas de calcio y magnesio en esta clase de pacientes, puede ser responsable de los calambres y contracturas del músculo liso. Por este motivo, asegurar un adecuado aporte de vitaminas y minerales (donde se concentran las principales deficiencias nutricionales), resulta clave para paliar los molestos síntomas.

Además, es fundamental consumir alimentos ricos en antioxidantes como vitamina C, A, E, selenio, zinc y fitoquímicos, y hacer una ingesta adecuada de vitamina D para asegurar la absorción del calcio a nivel intestinal.

Cuando se experimenta dolor debido a procesos inflamatorios, es posible que se deba a una sobrecarga hepática. En este sentido, es importante prestar atención a la relación entre los ácidos grasos omega 6 y omega 3. Para mejorar esta situación, es recomendable incluir suplementos de omega 3 en la dieta y reducir al mínimo las fuentes de ácido araquidónico (omega 6). De esta manera, se puede mejorar la salud hepática y reducir el dolor asociado a procesos inflamatorios en el cuerpo.

Dieta recomendada: Dieta Antiinflamatoria

Existen alimentos que pueden ayudar a reducir la inflamación causada por ciertas patologías, como la fibromialgia.  Este tipo de dietas priorizan la ingesta de alimentos antiinflamatorios y reducen los alimentos proinflamatorios.

Las dietas antiinflamatorias te ayudarán a perder peso de forma natural y mantenerlo a largo plazo, ya que se basan en alimentos frescos y naturales que mejorarán tus hábitos nutricionales. Eliminarás alimentos que contribuyen al aumento de grasa en tu cuerpo.

Al ser rica en antioxidantes, esta dieta favorecerá una mejor oxigenación de la sangre, lo que mejorará tu capacidad física y reducirá la fatiga y el cansancio.

Por último, seguir una dieta antiinflamatoria rica en antioxidantes, grasas poliinsaturadas, polifenoles y micronutrientes como el magnesio y la vitamina C ayudará a reducir la inflamación y el dolor crónico asociado con la fibromialgia. Además, reducir la ingesta de alimentos proinflamatorios como las carnes rojas, los productos lácteos, el gluten y los alimentos procesados también puede ser beneficioso.

Alimentos recomendados para la fibromialgia

La alimentación basada en la micronutrición puede ser una gran aliada para tratar los síntomas de la fibromialgia. Sin embargo, quizás no sepas identificar qué alimentos tienen los micronutrientes indicados para una persona que sufre esta enfermedad crónica. Por ese motivo, te indicamos una lista con alimentos que ayudarán a aliviar los dolores crónicos:

  • Verduras y hortalizas: son una buena fuente de calcio, potasio, vitamina C, ácido fólico y betacarotenos. Se recomienda incluir en la dieta lechuga, endivia, escarola, zanahoria, cebolla, apio, col y pepino, entre otras.
  • Frutas de temporada: las frutas como los arándanos, la manzana, las uvas o las ciruelas son alimentos ricos en antioxidantes.
  • Frutos secos: las almendras y las castañas son ricas en calcio y ácidos grasos omega 3, nutrientes importantes para la salud ósea y cardiovascular.
  • Cereales integrales: los cereales, pan y pastas integrales elaborados con trigo, avena o centeno son una fuente de selenio, vitaminas del grupo B y fibra, nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Legumbres: las lentejas, garbanzos, alubias y soja son ricas en proteínas, calcio, hierro, yodo, magnesio, potasio, fósforo, ácido fólico y vitaminas del grupo B. Su consumo ayuda a mantener una alimentación equilibrada.
  • Algas: hijiki, wakame, nori, agar-agar, kombu, arame, entre otras, son ricas en calcio, magnesio y otros oligoelementos. Se pueden incluir en la dieta de diferentes maneras, como en ensaladas o sopas.

Consulta un especialista en nutrición

Como has podido comprobar, existen multitud de alimentos que pueden ayudarte a tratar la fibromialgia de manera natural. Sin embargo, no es recomendable que inicies una dieta antiinflamatoria sin consultar a un profesional ni tampoco que incluyas o descartes de tu dieta ciertos elementos sin un análisis previo.

Las dietas indicadas para tratar la fibromialgia son restrictivas, deberás eliminar algunos alimentos, por lo que sin la supervisión de un profesional podrías llevar una dieta pobre y poco saludable que aumentaría el riesgo de sufrir otras patologías.

Si tienes alguna duda sobre la alimentación para tratar la fibromialgia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

En la Clínica de la Doctora Jessica Ruiz, en la Laguna (Tenerife), encontrarás la supervisión médica imprescindible para llevar a cabo una dieta antiinflamatoria adecuada a tus necesidades y objetivos de manera individualizada.

 

 

¿Te ha gustado? puedes compartir este contenido en: